Saltar al contenido

Infusión de romero

romero

El Rosmarinus officinalis o romero, que es como se le conoce popularmente, es una planta que pertenece a la familia de las Lamiaceas y se encuentra principalmente en la región del Mediterráneo. En concreto, es natural de las Islas Canarias aunque también es frecuente encontrar romero en Ucrania, Crimea y Bulgaria.

Se trata de una planta muy utilizada no solo en la medicina, sino en otras áreas, como la cocina. El romero forma parte de la cultura popular, debido a sus propiedades curativas que lo hacen tan útil. Toda la planta es beneficiosa para la salud, tanto las hojas como las raíces e incluso las flores dependiendo del tratamiento.

El uso popular del romero es variado. Entre otras cosas, es considerado como un símbolo de franqueza cuando se habla del lenguaje de las flores. Además, se cree que da suerte a quienes lo utilizan para perfumar sus hogares durante la Nochebuena.

La infusión de romero es muy útil para mejorar las digestiones, lo que la ha llevado a ser habitual después de las comidas. Es eficaz como protector gástrico y alivia los síntomas comunes del resfriado, como es el caso de la tos seca. También actúa como cicatrizante de heridas por su propiedad antiséptica.

Cuenta con una pequeña propiedad emenagoga y también es un fantástico tratamiento contra las caries y la halitosis. Si tienes mal sabor de boca, será una solución inmediata y duradera. Las infusiones preparadas con romero siempre destilan un aroma especial que las hace únicas y sabrosas.

Para que las propiedades medicinales hagan su efecto en nuestro organismo lo habitual es tomar el romero en infusiones calientes. Para tomar infusiones frías será necesario dejar reposar las hojas durante ocho horas dentro de un vaso de agua.

¿Cómo preparar un té de romero?

Ingredientes: 

  • Varias hojas de romero (una cucharada
  • Un litro de agua
  • Complementos para darle sabor

Pasos: 

  1. Echamos el litro de agua en un recipiente y la dejamos calentar hasta alcanzar el punto de ebullición.
  2. Añadimos las hojas de romero en el cazo y mezclamos bien durante unos minutos.
  3. Esperamos a que el agua con las hojas empiece a hervir con un tiempo recomendado de entre 2 y 3 minutos.
  4. Retiramos el recipiente del fuego, apagamos el mismo y, seguidamente, tapamos el cazo.
  5. Dejamos que la infusión repose unos 7 u 8 minutos, pero nunca más de 10 minutos.
  6. Usamos el colador para finalmente servir la infusión caliente.
  7. Endulzamos al gusto o bien con miel o si lo preferimos con un poco de limón. No utilicemos azúcar porque no es conveniente para esta infusión.

Otras infusiones deliciosas que deberías consultar:

 

4.8 (95%) 8 votes